miércoles, 22 de mayo de 2019

UNA TAGHIA MENOS COMERCIAL



Es ya la quinta vez que regreso a la aldea bereber y no tiene pinta de que vaya a ser la última ni mucho menos, cuando en un sitio te tratan bien y uno se encuentra como en casa pues es motivo mas que suficiente para repetir una o varias veces, si a ésto le sumamos el encanto y la paz del lugar con la cantidad y calidad de sus vías de escalada pues el resultado se llama Taghia.
Llevaba tiempo rondándome por la cabeza la idea de regresar a éste mágico lugar a intentar repetir un grupo de tres vías que por h o por b en otras ocasiones no había tenido la oportunidad de hacer, bien porque no era el momento pleno de madurez, no es que ahora si lo sea pero bueno...,bien por la meteorología...que a riesgo de picar vivac no era del todo convincente, o bien porque por mucho que digan en la "zona de confort" se está bien...por algo se llama así.
Pues esta vez todo se alineó para que fuese perfecto o casi...incluso encontré al compañero ideal y con mi misma tara para semejante embarque, no me hizo falta tirar de "cantos de sirena" para que Rubén aceptase, simplemente le mandé los croquis de las tres rutas que me apetecía hacer y en un tris ya había solicitado las vacaciones en el curro. No es fácil que alguien te acepte, o por lo menos a mi no me lo es, el visitar una zona como Taghia famosa en el mundo entero por su estilo de escalada en placas verticales de roca sólida y con seguros fijos, a escalar roca mas dudosa y con apenas algún seguro de progresión, tampoco es fácil que acepte el madrugar todos los días a las cuatro de la mañana, ni el perderse el tallín de Said por llegar tarde a la cena casi todos los días, ni el ir a buscar una ruta que se encuentra a cuatro horas de la gite cuando en el radio de una hora tenemos las mas disfrutonas. Pero la esperanza es lo último que se pierde, siempre quedarán mentes inquietas con ganas de rock and roll!!



JAMIRO

La primera vez que me fijé en este rutón fue en el 2012 en mi primera visita a la zona, me cautivó la idea de escalar por esos murazos paralelos a la famosa Rivieres con seguros flotantes, ingenuo de mi y contrastando ambos croquis, pensé que para Jamiro si que tenía nivel suficiente y no para Rivieres plagada de séptimos...menos mal que me cagué en los pantalones al leer una reseña de Simón, Martín y Silver en la que escribían que habían tardado tres días en hacerla, porque ya tenía al compañero convencido e íbamos de cabeza para allá...no se yo quien hubiese asumido el mando por aquel entonces. Ahora habiendo escalado las dos vías doy gracias de haber hecho cada una a su debido tiempo.
La Jamiro es un rutón en el que sus aperturistas apuraron el uso del espitador hasta límites con los que todavía no me había encontrado,  abierta de forma soberbia y con mucho carácter.
Nosotros tardamos dos días en hacerla, el primer día fijamos hasta la r2 y volvimos a la gite, y el segundo día ya salimos en una jornada muy larga y encendiendo las frontales en la cumbre.
Hasta la r9 nos pareció una escalada excelente, de compromiso y de protección laboriosa, destacando sobre todo el largo 7 que es el crux y el mas expo de la vía, y a partir de aquí una escalada más clásica y de roca algo dudosa. No llevamos maza y pensamos que no es necesario, con un buen surtido de micros nos fue suficiente.










FUGITIVOS DEL PARAÍSO

Tenía ya ganas de adentrarme en el fondo del valle del Akka n´Tazarte, pero las cuatro horas de aproximación siempre eran un pero, y la vuelta de algunas de las vías desde los platós somitales no hacían mas que sembrar mas dudas a si nos orientaríamos o no de noche para volver a Taghia. Pero como esta vez el viaje iba de curtir para allá que fuimos, hasta el fondo del valle...unos crepes a las cuatro de la mañana y pista.
Comparable en magia, soledad y belleza al Tadrarate, incluso más me atrevería a decir, un cañón petado de paredones rojos a ambos lados que no puedes dejar de mirar y de dejarte el cuello.
Que decir de la Fugitivos, de ésta si teníamos algo mas de info, los dos primeros largos mas atléticos y de apretar bien, una delicia, los dos diedros que tiene para mi los largos mas guapos de la vía y muy bien encontrados, las dos travesías de templar mucho y de sumamente prohibido caerse, y los dos largos finales de roca mas suelta y de ojo con las cuerdas que se rompen, como a nosotros nos pasó.
Roca sputnik en casi todo el recorrido. Al final nos bajamos por el rapel del Jbel Tadline, que equipamos con una cinta plana desde un gran árbol seco, es un rapel de 60 mts o dos de 30 mts, el segundo si estaba equipado de dos espit, para encontrar el rapel que no es fácil es recomendable que no nos caiga la noche en la cumbre, caminar como unos 20 minutos hacia derechas por el filo de la pared hasta encontrar una gran brecha donde la pared ya ha perdido altura, el árbol seco solo lo vemos cuando estamos encima de él, y es posible que los pastores hayan quitado el anillo de cinta...
En total echamos cuatro horas de Taghia a pie de vía, ocho horas de escalada efectiva, una hora y media de cumbre a las mochilas, y otras cuatro hasta la ducha...porque, "no cena", casi dieciocho horas de actividad "non stop" ideales para la operación bikini.










SULAYR

A día de hoy si alguien me preguntase cual es la mejor vía que has hecho, sumando estilo con calidad de la roca, cual es la que mas te a hecho vibrar, y en cual te ha dado pena finalizar la jornada...sin dudarlo un segundo, diría la Sulayr.
Llego el plato fuerte del viaje y principal objetivo de él, desde que conocí a Rubén y me pasó el croquis de la vía que había abierto en el Tagoujimt junto a Pedro Soto y a Alex Corpas en el verano del 2009, aprovechando las pocas horas de sombra que daba la pared y mientras tanto refugiados bajo el toldo de sus hamacas a modo de invernadero, siempre que había pasado por debajo de la pared no había parado de soñar con algún día tener la oportunidad de subir por ahí y quizás ser los primeros en hacerlo después de su apertura, que sepamos no se había repetido. Pues no me ha defraudado ni lo mas mínimo, a partir del largo 6 y hasta la gran repisa del final del 13 cada uno de sus largos cuanto menos son excelentes, y mas concretamente del 7 al 10, estos largos por separados uno a uno serían la guinda de muchas de las vías que hice por el Pirineo, y aquí están todos juntos uno detrás del otro, listos para que alcances el climax!!
Al igual que en Jamiro nos acercamos el día de antes a fijar dos largos, pero esta vez sobre todo porque Rubén no se fiaba ni un pelo de la luchada y poderío que puso Pedro para abrir el primer largo de la vía, técnicamente es el segundo porque el primero es de la Bismilah, me tocó a mi y pude vibrar y fibrilar de lo lindo durante mas de una hora en ese largazo de roca increible y abierto en el estilo mas puro posible, equipado ahora por nosotros solo con un puente de roca, muy acertado el ir el día de antes, porque este largo para desayunar se me hubiese atragantado.
Volvimos a acabar de noche, disfrutando de la nutella en la gran repisa y sin la necesidad de bajar de allí hasta la mañana siguiente...momentos de reflexión y de no poder borrar de la cara la sonrisa de plena satisfacción y de los momentos vividos allí abajo.
Un rutón abierto de forma impecable con equipamiento moderno solo allí donde la cosa se pone delicada, a excepción del primer largo pero que se puede escaquear por Bismilah, con largos alucinógenos completamente limpios y uno enteramente equipado de otra vía que cruza pero también increible.














Pues esto fue todo que no es poco para lo que nos dio de sí la semana, todo o casi todo...las cuerdas se nos engancharon en el penúltimo rapel de la Fantasía que es por donde nos bajamos de Sulayr, y al tirar de ellas se nos vino una lluvia de piedras golpeándome una directamente en el tobillo y fisurándome el peroné...lastima porque todo estaba siendo perfecto y me venía con la motivación por las nubes, y mucha suerte porque me golpeó en el mejor sitio posible, ahora me tocará quedarme en el dique seco al menos un mes😢.































martes, 5 de marzo de 2019

ROCKY MOUNTAINS


Ghost River
Poco tiempo es lo que llevo en esto del hielo, si mal no recuerdo ésta es mi tercera temporada, y la verdad que ya me caló bastante hondo, ahora entiendo porque me decían que esta modalidad era bastante adictiva...y por eso mismo yo no quería probarla por miedo a que me gustase.
En mi caso la balanza está bastante equilibrada entre lo que se sufre y se disfruta, cuando estoy en la reunión atrapado sin poder salir de allí corriendo y muerto de frío, me digo a mi mismo que el que es lo que se me ha perdido allí, y por el contrario cuando llego al final del largo y veo por donde me subí, pienso...mañana otra!!. Lo que ocurre en el largo en si es una especie de "trance" difícil de explicar...es alucinante el solo pensar que en los meses mas cálidos aquello no es mas que agua saltando al vacío y que hoy te encaramaste a ello.

Louise fall, perfecta para una
 buena toma de contacto

Bourgeau left, para
disfrutar al sol

Weeping wall, metros y metros
de hielo a cascoporro

Polar Circus, mas alpina y en
un entorno alucinante

Bourgeau right, también
al rico solete

Wicked wanda, hielo azul de alta calidad
en el tenebroso Ghost River

The real big drip, el monstruo al que se
encaramaron David y Santi

Sea of vapors, no me subiré por ahí ni en
esta vida y ni en otra si existiese
Nos hemos ido para Canadá algo mas de dos semanas a disfrutar de las famosas condiciones que parecen que año tras año de momento se repiten, pese a la ola de frío polar que estos días cubría buena parte del norte de Norteamérica, y pese a que nos llegaban noticias de otro grupo de españoles que se encontraban allí y que las estaban pasando canutas con las temperaturas bastantes extremas, nos aventuramos a pasar frío de coj...nes o a acabar en el bar todo el viaje. Al final hemos tenido bastante suerte, porque nada mas aterrizar y en unos dos días la cosa se normalizó bastante. Pero jamas había sentido un frío tan intenso nada mas salir del avión...notas como el tiempo corre en tu contra si te quedas parado, como se te congela la cara y no puedes ni hablar, o como parece que te vaciaron un bote de pimienta en la boca y toses como un fumador experimentado.

Uri en el primer largo de
Bourgeau left

Último largo de la misma ruta,
se va el sol y te ves morir

Edu y Félix en Carlsberg pillar

Uri saliendo del último largo de
Right hand en el Weeping wall
Polar Circus

Polar Circus

Polar Circus

Polar Circus

Félix y David en la bonita
Professor falls

Professor falls

Professor falls

Hielo fino en Bourgeau right

Félix en Bourgeau right

Wicked wanda
Otro destino de paisajes espectaculares que queda grabado a fuego para siempre y al que seguro habrá oportunidad de volver.
Por mi parte creo que ya tuve sesión de hielo hasta la próxima temporada...el rocaje caliente espera👊
En mi caso fue así: casi dos mil metros de hielo escalados en ocho rutas diferentes, dos días de esquí, tres días de palmar por no encontrar la vía o retirada por frío inhumano, tres de fiebre en cama y dos de descanso cerebral.

Aproximando a Polar Circus,
la que mas me gustó

Rapel en Bourgeau left

Un día de trave para despejar
cuerpo y mente





Hasta la próxima!!

Al lorito con éste...

...y con éste